El magnesio y las sales de Epsom

En este momento estás viendo El magnesio y las sales de Epsom
Sales de Epsom - Unsplash

Las sales de Epsom se utilizan en el mundo de la cosmética y del bienestar desde hace tiempo, con el reclamo de multitud de beneficios saludables.

Muy populares, se les atribuyen propiedades como tener un efecto relajante, ser eliminadoras de toxinas, calmante para el dolor muscular y laxante. El magnesio, efectivamente, es un mineral importante que favorece multitud de procesos biológicos en nuestro organismo. Sin embargo, no hay evidencia científica suficiente de que su aplicación en la piel, a través de baños o cremas, realmente tenga todas estas propiedades.

Estructura química de las sales de Epsom

Para los amantes de la química, las sales se caracterizan por ser son compuestos iónicos que forman bonitas estructuras de cristales. Se producen por la reacción química entre una base y un ácido.

En el caso de las sales de Epsom la base es un metal, el magnesio y el ácido es el sulfato. Su fórmula química es Mg SO4·7H2O. Y este compuesto se conoce como sulfato de magnesio o sulfato magnésico.

Historia de las sales de Epsom

Al suroeste de Londres se encuentra Epsom, una tranquila ciudad comercial que da nombre a las sales de Epsom.

La sal de Epsom fue descubierta casualmente en 1618, cuando un ganadero llamado Henry Wicker, que abrevaba a sus vacas, se dio cuenta de que no querían beber de un manantial. Extrañado probó el agua y comprobó que tenía un fuerte sabor amargo. Además, esa agua al calentarse y evaporarse dejaba un poso de una sustancia parecida a la sal y que tenía un fuerte efecto purgante. Se cuenta, que otra de las maravillas de aquel manantial es que los animales con heridas que en el se bañaban, sanaban más rápidamente.

Pronto se extendió la fama de aquel lugar y se inició una especie de peregrinaje que sin duda exageró los beneficios de aquella agua, infiriéndole propiedades casi milagrosas. Fue en 1690, cuando un avispado anatomista, llamado Nehemiah Grew, estudió este producto y adquirió una patente para comercializar la sal de Epsom. Así empezó una fantástica campaña de promoción, hasta tal punto, que, aunque estas sales de sulfato de magnesio existan en otros lugares del mundo de forma natural, se sigan conociendo como sales de Epsom.

De hecho, existe un consejo que todavía hoy promociona este pequeño rincón del mundo y sus famosas sales.

Aplicaciones de sales - Unslash Mathilde Langevin
Aplicaciones de sales – Unslash Mathilde Langevin

Usos de las sales de Epsom

En primer lugar, existe un uso en la agricultura y la jardinería. Funciona como un abono que enriquece la presencia de magnesio en la tierra. El magnesio es importante porque facilita el proceso de la molécula de clorofila y favorece, por tanto, la vitalidad de las plantas.

Segundo, en la industria cosmética, ya sea en sales de baños o en cremas para aplicación tópica sobre heridas en la piel. Y para otros beneficios más dudosos, como su efecto relajante, que quizás se puede producir por un efecto placebo cuando nos sometemos a un baño o sesión de masaje relajante.

Tercero, por vía oral, como laxante, especialmente para mujeres embarazadas, que también lo toman para la prevención de crisis convulsivas asociadas a ciertos embarazos.

También, por vía oral como broncodilatador para episodios graves de asma.

Cuarto, como sales de baño, para terapias relajante como la terapia de flotación, porque en altas concentraciones, aumentan la densidad del agua y consiguen que el cuerpo flote. O también en estos mismos baños, para favorecer la circulación del sistema sanguíneo.

Propiedades atribuidas a las sales de Epsom

Los promotores de este tipo de sales, reclaman multitud de beneficios, entre ellos:

  • Calmante y reductor de la ansiedad y el estrés. El magnesio que absorbe nuestro cuerpo, ayuda junto a la vitamina B6 a que funcione el metabolismo del triptófano. Este aminoácido, es a su vez, un precursor de la melatonina, la famosa hormona del sueño, que es la que relaja nuestro cuerpo y lo prepara para el descanso y el sueño. De ahí, el efecto positivo del sulfato de magnesio.
  • Eliminación de toxinas. Se supone que por en efecto osmótico, la piel es capaz de absorber estas sales, que actuarían como un limpiador de metales pesados y otras toxinas acumuladas en el organismo.
  • Relajante muscular. En deportistas, pero también en la población general, para relajar y aliviar el dolor muscular. El magnesio tiene efectos antiinflamatorios que favorecen el alivio en los tejidos musculares.
El magnesio y la ansiedad - Rawpixel
El magnesio y la ansiedad – Rawpixel

Evidencia científica de los beneficios de las sales de Epsom

Desafortunadamente, la mayoría de los beneficios de la salud que se le atribuyen por las aplicaciones en la piel, no han sido probadas científicamente. La comunidad científica reconoce que el magnesio no se absorbe, al menos en cantidades significativas, por aplicación externa, sino a través de la alimentación.

Es cierto que el magnesio es uno de los minerales más presentes en el organismo y que cumple múltiples funciones biológicas. Las personas que tienen carencia y que consumen por vía oral suplementos con magnesio, mejoran sus funciones nerviosas, incluyendo un sueño más reparador y la reducción del estrés, la digestión e incluso la tolerancia al dolor.

Pero normalmente, no hay que preocuparse, ya que existen numerosos alimentos que aportan buenas catidades de magnesio:

  • Los frutos secos, como la almendra, avellanas, nueces, etc.
  • Algunas legumbres, como los garbanzos y las alubias.
  • Numerosas verduras, empezando por guisantes, judías verdes, acelgas, etc.
  • El maiz.
  • El chocolate.

¿Por qué entonces algunas personas tienen deficiencia de magnesio?

En los casos en que un especialista médico identifica a través de un test sanguíneo, que la presencia del magnesio en sangre es baja, puede prescribir un tratamiento. Efectivamente, este bajo nivel puede dar lugar a alteraciones y problemas de salud que hay que atajar.

Los síntomas más comunes del bajo nivel de magnesio en el organismo son:

  • Debilidad muscular y calambres.
  • Entumecimiento, temblores y hormigueo en partes del cuerpo.
  • Fatiga y cansancio crónico.
  • Alteración del sistema nervioso, con sensibilidad nerviosa elevada.
  • Movimientos incontrolados de los ojos.

Las causas más habituales que explicarían un bajo nivel de magnesio son:

  • Desnutrición y dietas desequilibradas, en la que faltan verduras y otros alimentos con este mineral.
  • El fuerte consumo de alcohol, que puede dificultar la absorción de este mineral.
  • La diarrea crónica, que impide la absorción suficiente del magnesio y de otros minerales.
  • La celiaquía y otras enfermedades intestinales de tipo inflamatorio, que dificultan la absorción de nutrientes.
  • Otros problemas de salud que un especialista sanitario debe evaluar.

¿Qué pasa con el exceso de magnesio en el cuerpo?

Es muy importante que el diagnóstico de falta de magnesio en el cuerpo, se realice por un especialista y que evitemos un consumo abusivo de sales de Epsom, ya que tiene consecuencias negativas para la salud.

La hipermagnesemia o exceso de magnesio en la sangre, puede provocar problemas digestivos que van desde dolores abdominales hasta náuseas y diarreas. También puede tener el efecto contrario en los músculos y provocar calambres y molestias musculares.

Tampoco se deben aplicar en la piel, si tenemos heridas y quemaduras, ya que puede empeorar las lesiones cutáneas.

En los casos más excepcionales, si la acumulación de magnesio es muy alta, puede llegar a provocar bajadas de la presión arterial, y alteraciones respiratorias e incluso coronarias.

Valora este contenido

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta