Craurosis y colpotrofín

En este momento estás viendo Craurosis y colpotrofín
Colpotrofín y mujeres - Unsplash Edward Cisneros

En esta tarde, desde Andalucía, el doctor Matusalén, les va a hablar de una condición que causa molestias y enfermedad.  Y que es motivo muy frecuente de consulta entre las mujeres que están al borde de la menopausia, o ya entraron en ella. Nos referimos al uso de colpotrofín frente a la craurosis y otras molestias vaginales.

Esto tiene su explicación, como todo en medicina. Les voy a comentar la causa por la que una mayoría de mujeres que rondan entre los 45 a 50 años, acuden a la consulta quejándose de:

  • Picor y sequedad en mucosas, en vulva, labios mayores y vagina.
  • Relaciones sexuales dolorosas y como consecuencia, escasas.
  • Frecuentes infecciones de genitales externos, etc.
  • Disminución de la líbido o del deseo sexual.

Este tipo de consulta exige saber escuchar, entender a la paciente con respeto y transmitirle confianza desde un punto de vista psicológico, en un momento vital de gran importancia para las mujeres. En cambio, el médico especialista, a menudo solo les llena la cabeza de palabrotas técnicas:

  • Picor, sequedad y erosiones en mucosas vaginal es CRAUROSIS o distrofia vulvar y vaginal.
  • Relaciones sexuales dolorosas e imposibles se llama DISPAREUNIA.
  • Contracción dolorosa muscular perivaginal se llama VAGINISMO.

Causas de las molestias

Antes de hablar de colpotrofín o de otros remedios, conviene explicar la causa de este proceso.

A partir de los 12 o 13 años se enciende en la mujer el sistema hormonal sexual, con producción de varias hormonas, sobre todo estrógenos, que mantiene activa sexualmente a la mujer. Pero a partir de los 44 o 46 años se produce el apagado de este sistema. Los ovarios de la mujer dejan de producir hormonas, sobre todo dejan de producir estrógenos.

Y al cesar la producción de estrógenos, la vulva, labios mayores, mucosa vaginal empiezan a atrofiarse, (a reducir su espesor), y a agrietarse, porque disminuye su lubricación y su espesor. Así empiezan a producirse picores, llamados prurito, y erosiones internas a lo largo de las mucosas. También empiezan las infecciones vulvares y vaginales, y la musculatura se atrofia igualmente que el clítoris, y disminuye la producción de líquidos lubricantes. A su vez, esa contracción involuntaria de esos músculos, producen dolor en las relaciones sexuales. Finalmente estas relaciones disminuyen en frecuencia, debido a que la mujer experimenta también una disminución de la líbido o deseo sexual.

Todo ello se mezcla en la batidora y produce un cocktail incómodo, molesto, frecuente, y a veces incluso, invalidante en la mujer menopáusica, que por otro lado se siente fuerte y joven.

A toda esa combinación le llamamos DISTROFIA VULVAR Y VAGINAL con dispareunia y vaginismo. Imagino que tantos nombres técnicos existen para que la paciente no se entere, ¡ay, así es cómo somos a menudo los médicos!

Mujer y colpotrofín - Unsplash Maria Lupan
Mujer y colpotrofín – Unsplash Maria Lupan

¿Cómo se previene la atrofia vaginal?

Pues se puede prevenir si las pacientes tienen voluntad y constancia, y actúan CAMBIANDO HABITOS DE VIDA en varios aspectos:

  • Bebiendo al menos dos litros de agua para aumentar la lubricación vaginal.
  • Haciendo ejercicio físico, sobre todo fortaleciendo el suelo del periné, con la intención de eliminar toxinas, producir vasodilatación local y, a nivel psicológico, aumentar la secreción de serotonina.
  • Dejar los tóxicos como tabaco y alcohol, puesto que resecan las mucosas y hacen persistir la atrofia vulvo-vaginal.
  • Mucho cuidado con usar jabones, geles, detergentes abrasivos que contengan elementos que alteren la neutralidad del PH.
  • Es aconsejable mantener una vida sexual activa, que produce por sí misma ayuda a la vasodilatación (mayor aporte local de sangre) y al bienestar psíquico, tan importante en este momento vital.

¿Tiene tratamiento la atrofia vaginal?

Afortunadamente la farmacología ofrece una serie de tratamientos que ayudan a aliviar estas molestias.

En primer lugar, se pueden usar humectantes y lubricantes locales en mucosas vulvar y vaginal, tales como aloe vero, vitamina E, jojoba y aceite de coco.

Segundo, se puede utilizar dilatadores vaginales, progresivamente mayores, con objeto de dilatar y producir vasodilatación en el interior de la vagina, lo que disminuye las relaciones sexuales dolorosas (dispareunia).

También el uso de probióticos favorece el equilibrio PH vaginal.

Pero sobre todo, teniendo en cuenta que el cuadro se debe a disminución de producción de estrógenos, el tratamiento de elección SIEMPRE QUE SU MEDICO VALORE LOS PROS Y LOS CONTRA, consistirá en una aplicación diaria de crema vaginal de estrógeno (promestrieno, principio activo del colpotrofín) lo que ayudará a combatir la atrofia vaginal, y con ella el picor, la molestia, la sequedad vaginal y el dolor.

¿Qué es Colpotrofín?

Para conocer en detalle este fármaco, que contiene promestrieno, como principio activo, recomendamos la lectura detallada de su prospecto informativo, publicado por la AEMPS.

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta