Rivotril frente a la epilepsia

En este momento estás viendo Rivotril frente a la epilepsia
Rivotril y el sistema nervioso - Unsplash Josh Riemer

Hay quien se pregunta si rivotril es un analgésico o un antipirético. En realidad, no es ni lo uno, ni lo otro. Se trata de una benzodiacepina que se utiliza para trastornos del sueño y epilepsia, incluyendo la que afecta a niños y adultos.

Su principio activo es clonazepam, una benzodiazepina psicotrópica, es decir que que actúa sobre el cerebro con propiedades anticonvulsionantes y miorrelajantes (que relajan los músculos). Además, tiene otros efectos de tipo sedante, ansiolítico e hipnóticas.

Además de rivotril, existen otras marcas que comercializan fármacos con clonazepam, como Linotril, Clonagin, Diocam y Zatrix entre otras. También existen otros medicamentos con otros tipos de benzodiazepinas, como el diazapam.

Al ser todos ellos medicamentos con un fuerte efecto en el sistema nervioso y riesgos, especialmente si no se consume adecuadamente, solo se pueden tomar bajo receta médica.

¿Qué riesgos tiene rivotril?

Es importante seguir con atención las recomendaciones del doctor cuando nos la recete. Además, durante la consulta, se debe indicar cualquier enfermedad que se sufra o tratamiento en curso, para evitar interacciones. Y por supuesto cualquier problema de consumo de drogas o alcohol, puesto que nuevamente existen efectos que se pueden potenciar peligrosamente.

Existen dos tipos de riesgos por un consumo excesivo.

  • Si es por una dosis excesiva, pero puntual. Cuando la dosis es muy alta se produce una amnesia. O sea, una pérdida de memoria, que puede llegar a ser extrema y afectar al comportamiento. Este efecto se puede prolongar durante varios días.
  • Cuando el consumo se prolonga durante un periodo largo de tiempo llega a convertirse en adictiva. En estos casos la retirada del medicamento debe hacerse de manera progresiva y vigilada, puesto que puede producir reacciones como convulsiones, un estado de coma y otros problemas graves de salud. Además, el largo uso puede provocar un deterioro cognitivo.

Además, como luego veremos, puede empeorar algunas enfermedades.

Rivotril 2 mg envase
Rivotril 2 mg envase

¿Qué es rivotril?

Para conocer más este medicamento acudimos a su prospecto informativo, en concreto para rivotril 2 mg comprimidos.

Se comercializa en cajitas de cartón con envases de tipo blíster que contienen 60 comprimidos. Cada comprimido está ranurado para facilitar partirlo si es necesario.

Cada comprimido incluye dos miligramos de clonazepam, su principio activo. Asimismo, excipientes como lactosa anhidra, estearato magnésico, almidón de maíz pregelatinizado y celulosa microcristalina.

¿Qué precauciones hay que considerar antes de tomar rivotril?

Es importante avisar al médico antes de consumirlo, en los siguientes casos.

  • Primero, si se conoce una alergia al clonazepam o al resto de ingredientes del comprimido, así como en general a las benzodiazepinas.
  • Segundo, en caso de consumo de drogas y alcohol.
  • Tercero, en casos de enfermedades mentales, especialmente depresión, incluso aunque se haya superado.
  • Cuarto, si se sufre de dificultades respiratorias serias o de insuficiencia hepática grave.
  • Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia deben prevenir al médico, como sucede con el resto de medicamentos.
  • Finalmente hay que alertar de cualquier otra enfermedad que se sufra y de todo tipo de tratamiento que estemos siguiendo en paralelo.

Otra precaución una vez que se ha iniciado el tratamiento es evitar conducir un transporte, manejar maquinaria peligrosa o realizar actividades de riesgo. El tratamiento puede producir somnolencia y alterar la capacidad de respuesta, aumentando el riesgo de accidentes.

Dosificación de rivotril

Volvemos a insistir en la importancia de respetar con máximo rigor la prescripción de nuestro médico, tanto en las dosis como en la duración del tratamiento. Las dosis iniciales no deben superar los 1,5 mg al día, repartidos en tres tomas a lo largo de la jornada.

Si olvidamos la ingesta de una dosis, no hay que recuperarla doblando la siguiente toma. Se continúa con las dosis prescritas sin más.

En algunas situaciones más serias, el médico puede valorar un tratamiento indefinido, en cuyo caso se hará un seguimiento de la dosificación más pertinente.

Se recomienda leer el prospecto para conocer los posibles efectos secundarios adversos.

5/5 - (1 voto)

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta