Adiro y el ácido acetilsalicílico

En este momento estás viendo Adiro y el ácido acetilsalicílico
Adiro, para qué sirve - Unsplash Logan Weaver

Desde hace años, Adiro 100 mg y 300 mg se sitúa entre los tres o cuatro medicamentos más demandados en España. Y si nos fijamos en su principio activo, el ácido acetilsalicílico, lo mismo cabe decir a nivel mundial. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo cataloga en su lista de medicamentos esenciales.

Adiro forma parte de los medicamentos denominados antiagregantes plaquetarios y requiere receta médica. El ácido analgésico, según la dosificación, tiene otras utilidades que vamos a comentar. La aspirina por ejemplo, tiene una concentración mayor de 500 mg.

Así pues, vamos a explicar para qué sirve, los formatos existentes y cómo usarlo. También las razones por las que hay que consumirlo con precaución y siempre bajo prescripción médica. Hablamos de los posibles efectos adversos que debes conocer.

Adiro 100 mg y Adiro 300 mg

Este medicamento tiene dos formulaciones según la concentración de ácido acetilsalicílico. Esto es importante, ya que según su concentración tiene efectos diferentes en el organismo. De hecho, la aspirina, con una concentración de 500 mg, tiene también otros usos.

Por otro lado, el ácido acetilsalicílico tiene la categoría de medicamento genérico (EFG). Así que puede la farmacia puede ofrecerle otras marcas con la misma concentración que le haya recomendado su médico. Pero siempre con receta médica, por ejemplo, el ácido acetilsalicílico Cinfa.

Lo importante es que los médicos valoramos la situación de cada paciente para recetar una u otra formulación.

Adiro, ¿para qué sirve?

Los seres humanos, como todos los animales vertebrados, tienen un sistema circulatorio con sangre. La sangre tiene múltiples funciones. Por un lado, contiene plasma, una sustancia líquida que transporta proteínas y sales minerales y también los famosos glóbulos rojos y glóbulos blancos.

Otra de las sustancias que alberga son las plaquetas, unas pequeñas células sanguíneas que ayudan a que la sangre se coagule cuando los vasos sanguíneos se rompen. Como analogía ayudan a que se forme una especie de malla para taponar una herida.

El ácido acetilsalicílico, con la dosificación presente en Adiro, sirve como antiagregante plaquetario. Es decir, reduce la coagulación excesiva que las plaquetas puedan provocar, disminuyendo la posibilidad de aparición de trombos o coágulos sanguíneos. El riesgo de los trombos es que dificultan e incluso pueden llegar a impedir la circulación normal de sangre. Volviendo a nuestro símil, se trata de evitar que se forme una obstrucción en una tubería.

Adiro, tanto en su formulación de 100 mg como en la de 300 mg, se receta de manera preventiva en personas con un riesgo especial en relación a los trombos. Más concretamente en personas que han pasado por “un infarto de miocardio o una angina de pecho. Un accidente cerebrovascular no hemorrágico transitorio o permanente. Una intervención quirúrgica, del tipo angioplastia coronaria también conocida como  by-pass coronario.”

Por otro lado, el ácido acetilsalicílico, también puede servir según el nivel de concentración y la duración del tratamiento como analgésico. De hecho, este fue el primer uso popular que se le dio a la aspirina, antes de que existieran otras alternativas como el ibuprofeno o el paracetamol. También se usa como antipirético, es decir para frenar la fiebre y antiinflamatorio.

 

¿Cómo se usa?

Para profundizar más en el uso, acudimos a su prospecto informativo.

Insistimos en que es el médico quien debe recomendar la duración y posología del tratamiento.

Se recomienda tragar el comprimido con un vaso de agua, alrededor de una hora antes de una comida. No se debe chupar o mascar, hay que tragarlo idealmente a la misma hora cada día.

Hay que tener precaución con el consumo de alcohol ya que aumenta el riesgo de producir una hemorragia gástrica, especialmente si son más de tres bebidas en un día.

Adiro ácido acetilsalicílico
Adiro 100 mg ácido acetilsalicílico

¿Quién puede o no tomar Adiro?

Los médicos, antes de recetar este tipo de tratamiento preventivo, en muchas ocasiones indefinido, debemos conocer los antecedentes del paciente y cualquier medicación que esté tomando. También si ha vivido una intervención quirúrgica reciente, o tiene una prevista, ya que en estos casos es peligroso alterar el funcionamiento normal de la coagulación.

Adiro puede ser utilizado por jóvenes a partir de 16 años y adultos.

En cambio, no puede tomarlo quienes tengan alergia al ácido acetilsalicílico o hayan sufrido asma tras tomarlo. Tampoco en principio, quienes hayan tenido reacciones alérgicas frente a otros analgésicos y antiinflamatorios.

Tampoco quienes hayan sufrido una úlcera gastroduodenal, o problemas de hemorragias y perforaciones gástricas tras un tratamiento.

Existen riesgos en mujeres, durante los dos primeros trimestres de embarazo que aconsejan precaución. Y sobre todo deben abstenerse las mujeres en su tercer trimestre de embarazo.

Hay un buen número de contraindicaciones adicionales que se indican en el prospecto, tales como enfermedades graves del riñón, cardiacas, hepáticas, etc. O ciertos medicamentos con los que no debe tomarse.

Efectos secundarios

Lógicamente al disminuir la capacidad de la sangre de coagular, existen riesgos de sufrir algún tipo de hemorragia. También de caer en una anemia.

Las situaciones más frecuentes on las que podemos topar son de tipo digestivo. Hay riesgo de desarrollar úlceras y hemorragias intestinales.

También es posible problemas respiratorios, rinitis, espasmos bronquiales.

Otra posibilidad son reacciones cutáneas como la urticaria.

La lista de riesgos poco probables es larga, así que recomendamos leer en detalle el prospecto para estar prevenidos en caso de alguna alteración.

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta