¿Es malo el azúcar para la salud?

En este momento estás viendo ¿Es malo el azúcar para la salud?
¿Es malo el azúcar? - Unsplash Jason Leung

Azúcar, sal, grasas saturadas, conservantes … La sociedad actual comienza a ser consciente de los enemigos de la salud a través de la alimentación. Por eso nos preguntamos en este artículo ¿es malo el azúcar?

En realidad, como otros nutrientes, el azúcar en cantidades moderadas es una fuente de energía para el organismo. Son hidratos de carbono simples, que provienen sobre todo de frutas y verduras, muy fáciles de asimilar y que las células utilizan para su funcionamiento. El problema del azúcar proviene del exceso que se consume por culpa de los alimentos ultraprocesados y de su uso para endulzar lácteos, líquidos y otros platos.

Existe una amplia concienciación del problema asociado a un alto consumo de azúcar. Pero, aun así, los organismos que estudian el comportamiento de la población calculan que en promedio consumimos mucho más de lo recomendado.

Cabe preguntarse ¿por qué se abusa de un alimento tan dañino? Entre las múltiples respuestas a un problema complejo, destacan tras razones. La primera, casi la mitad se consume de manera no consciente, a través de alimentos envasados. La segunda, sigue faltando mucha educación sobre este tema y sobre hábitos saludables. Y la tercera, parte de la industria alimentaria ha actuado de manera irresponsable, promoviendo alimentos con alto contenido en azúcar.

¿Cuánta azúcar se consume al día?

La Fundación Española de Nutrición viene realizando en los últimos años, el estudio ANIBES  para estimar cuanta azúcar se consume diariamente por grupos de población. La conclusión es bastante descorazonadora, ya que en promedio los consumidores españoles de entre 9 y 70 años consumen 76 gramos diarios.

De estos, unos 42 gramos se corresponden con azúcares intrínsecos. Es decir, aquellos que están presentes de manera natural en alimentos frescos como frutas, verduras, lácteos sin añadidos, hortalizas, carnes o pescados. Se considera que esta cantidad podría corresponder con una ingesta normal y natural de azúcares.

Mucho peor son los 34 gramos de azúcares añadidos o azúcares libres, que cada español consume en promedio diariamente. Es decir, ¡Un 36% más que la CDR máxima establecida por la OMS!

Incluso peor es lo que sucede en grupo de niños y adolescentes, ya que el consumo relativo de azúcares libres es casi el doble que en adultos.

Consumo excesivo de azúcar - Unsplash Mathilde Langevin
Consumo excesivo de azúcar – Unsplash Mathilde Langevin

¿Por qué es malo el azúcar excesivo?

Existen muchas razones que nos llevan a calificar con rotundidad el efecto perverso de un exceso de azúcar en la salud. La OMS constata que este abuso de los azúcares libres se asocia con una mala calidad de la dieta, es decir con personas que consumen menos productos frescos y sanos. También con el aumento de la obesidad a escala mundial y el aumento del riesgo de contraer enfermedades no transmisibles.

Pasemos a enumerar estos problemas de salud pública, más concretamente:

  • Obesidad y sobrepeso. Casi el 40% de la población mundial sufre una de estas dos situaciones que impactan de manera directa en la salud. Se considera que el consumo de azúcar es uno de los factores que más han incidido en lo elevado de estas cifras.
  • Hipertensión arterial. No solo el exceso de sal, también el de azúcar puede crear este problema.
  • Enfermedades cardiovasculares. Incluyendo arteriosclerosis, y es que el azúcar reduce la capacidad de elasticidad de las paredes .
  • La diabetes de tipo 2. Los alimentos ricos en azúcares simples provocan un desgaste del sistema que regula la insulina y a la larga la aparición de esta grave enfermedad. Es devastador observar que más de 400 millones de personas sufrían diabetes en 2014, casi 4 veces más que 25 años antes.
  • La salud dental y la aparición de caries.

¿Qué alimentos contienen un exceso de azúcar?

Continuamos el análisis a través del estudio ANIBES de 2017. A través de la observación de un panel de consumidores, se han identificado los alimentos envasados que contienen mayor cantidad de azúcares añadidos.

  • Refrescos con azúcar (25% del total). Resulta impresionante el impacto negativo en la salud pública de estas bebidas, especialmente en los adolescentes, quienes más consumen. Afortunadamente las campañas de comunicación están consiguiendo una cierta reducción del consumo per cápita. Se estima que antes de 1014 el consumo del conjunto de bebidas refrescantes se situaba en España por encima de los 45 litros per cápita, y actualmente estaría por debajo de 43 litros. Además, hay que reconocer que la propia industria ha reducido la adicción de azúcar en sus fórmulas y promocionado las variedades sin azúcar.
  • Azúcar empaquetada (18%). No sorprende que este sea la segunda fuente de ingesta. Se utiliza para añadir a lácteos, café, infusiones, para cocinar y también cuando salimos a cafeterías y restaurantes. También en este caso hay una reducción de consumo a largo plazo. En los años anteriores a 2014 el mercado español absorbía entre 180 y 190 millones de kilos anuales, en los últimos años se ha pasado a cifras entre 160 y 170 millones.
  • Productos de bollería y pastelería (15%). Hablamos desde las galletas de toda la vida, hasta los bollos para la merienda y la repostería. Se trata de productos muy integrados en la cultura de consumo y en donde la reducción del consumo es más lenta que en las dos categorías anteriores.
  • Chocolates (11,4 %). Englobamos no sólo las clásicas tabletas, sino las barritas, bombones y confitería en general.
  • Yogures y leches fermentadas (6,4 %). Es una pena que una categoría de producto que de por sí es sana, se vea en ocasiones empobrecida por la adicción de azúcar.
  • Otros productos lácteos (6%).
  • Mermeladas y otros (3,6%).
  • Zumos y néctares (3 %).
  • Cereales de desayuno y barritas de cereales (2,8 %).
  • Bebidas para deportistas (1%).
  • Pan (1%). En este caso se trata de panes industriales de molde.
  • Platos precocinados, congelados, etc. (1%).

Así que ¡ojo!, limitemos la alimentación envasada y aumentemos el consumo de alimentos frescos. Y cuidado con categorías supuestamente sanas, pero que en sus fórmulas añaden buena cantidad de azúcar. Tenemos los cereales para el desayuno, miel, el azúcar moreno, los yogures de frutas, las bebidas energizantes, las salsas para ensaladas, los zumos envasados, las barritas y complementos nutricionales, etc.

Valora este contenido

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta