Clorhexidina, eficacia máxima en la desinfección bucal

Clorhexidina, eficacia máxima en la desinfección bucal
Clorhexidina y salud dental - Unsplash Lesly Juarez

La clorhexidina es uno de desinfectantes más potentes que existen para la eliminación de bacterias en las piezas dentales y en la boca. Además, su uso tiene un efecto bastante duradero para proteger la dentadura.

Sin embargo, al contrario que las pastas de dientes clásicas basadas en el uso de flúor, también tienen efectos secundarios indeseables. En primer lugar, oscurecen los dientes e incluso la lengua, y segundo afectan a la capacidad organoléptica, es decir altera el sabor de los alimentos.

Historia de la limpieza bucal

La salud dental tiene un impacto importante en la calidad de vida de los mamíferos. En este sentido resulta interesante los estudios que muestran cómo los primates utilizan fibras y astillas para limpiarse la dentadura.

En el caso del ser humano, mucho antes del uso de la clorhexidina, existieron muchas iniciativas para la higiene bucal. Existen referencias a la preparación de pomadas de limpieza dental en el antiguo Egipto. Más concretamente en el siglo IV AC, se mencionaba una mezcla vegetal a base de hojas de iris, menta y flores, a la que se añadía polvo de sal y pimienta y otros componentes.

También griegos y romanos realizaban mezclas de minerales con miel, sal y vinagre, que debían ser poco agradables, pero que cumplían una cierta función de limpieza. Incluso añadían algo de orina humana, ya que contiene amoniaco que es un elemento blanqueador.

Otras civilizaciones antiguas, como la china, persa, maya o árabe, también buscaron soluciones más o menos afortunadas. En todos los casos hay que comprender esta preocupación, ya que, en esas épocas, la pérdida o deterioro de piezas dentales podía conducir a una peor alimentación y a un deterioro rápido de la salud general.

Odontología moderna

Hay que esperar hasta finales del siglo XVIII para que un dentista británico, llamado Peabody inventara las primeras pastas dentífricas. Por primera vez se añadía pasta de jabón, con un producto más similar al que conocemos hoy en día.

Pero no fue hasta bien entrado el siglo XX que aparecen las primeras pastas enriquecidas con flúor, el limpiador más efectivo hasta la época frente a las bacterias y patógenos bucales.

Clorhexidina, antiséptico bucal
Clorhexidina, antiséptico bucal – Rawpixel

Uso de clorhexidina con receta médica

Normalmente la clorhexidina no está indicada si no existen infecciones bacterianas en la boca. Dada la potencia de este producto, sólo se puede utilizar con receta médica en el ámbito de la odontología.

El uso más habitual es tras las pequeñas intervenciones u operaciones que se producen al extraer una pieza dental. En estos casos la clorhexidina reduce fuertemente el riesgo de una infección en la correspondiente herida. Y además evita que, en los días siguientes, la limpieza con cepillo pueda volver a abrirla. Una vez que la herida haya cicatrizado volveremos a la rutina de un cepillado con una pasta fluorada.

Otro caso en que se utiliza es cuando se sufre una periodontitis. Es decir, una infección y consecuente inflamación de las encías. La clorhexidina es eficaz eliminando las bacterias que han provocado esa infección.

Excepcionalmente se recomienda como tratamiento de choque, para personas que acuden a un dentista con problemas serios relacionados con una escasa higiene bucal.

Clorhexidina, ¿cuándo no se debe usar?

Como ya hemos indicado, la población general no debe usarla para la limpieza dental.

Tampoco está claro que sea aconsejable para aliviar la presencia de llagas en la boca, que en principio no están relacionadas con infecciones bacterianas.

Clorhexidina Lacer 0,2%
Clorhexidina Lacer 0,2%

Formatos comerciales de clorhexidina

Existen varias alternativas de formatos comenzando por el spray que es útil para aplicarse en zonas muy concretas y fácilmente accesibles. En segundo lugar, están los colutorios, que son soluciones líquidas, útiles para los enjuagues bucales o incluso para aplicarse con la ayuda de uno pequeño pincel o espátula, para aplicarse en una herida algo menos accesible. Finalmente existe la posibilidad de aplicarse mediante pasta de diente especial y geles.

La concentración del producto también puede variar entre el 0,2% hasta el 0,1%. Los colutorios suelen tener una menor concentración ya que se produce una exposición más amplia al producto.

Debe evitarse la exposición al sol de los colutorios, puesto que la clorhexidina es inestable a la luz y al calor.

Duración del tratamiento

Normalmente la prescripción se realiza para un periodo corto, de un par de semanas. El colutorio de clorhexidina se usa habitualmente 30 minutos después del cepillado de dientes, en enjuagues de 15 ml. durante 30 segundos, por un periodo de 14 días.

Este compuesto se une a las estructuras bucales y se va liberando a lo largo de hasta ocho horas.

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta