Leche fermentada

En este momento estás viendo Leche fermentada
Leche fermentada - Unsplash Nikolai Chernichenko

Descubrí la leche fermentada en un viaje de trabajo a Kazakhstan. Tras algunas reuniones de trabajo, mis compañeros kazajos me obsequieron con una deliciosa comida en la que se sirvió kumis, una nutritiva bebida de leche fermentada de yegua. En un primer momento el sabor me resultó extraño, pero después me gustó y descubrí que es muy rica nutricionalmente.

Leche fermentada ¿qué es?

La leche fermentada es un tipo de leche que ha sido sometida a un proceso de fermentación. Es decir a una transformación metabólica, durante la cual los microorganismos naturalmente presentes en la leche, como bacterias o hongos, producen ácidos lácticos y otros compuestos. Estos compuestos dan a la leche un sabor ácido y una textura diferente algo más espesa.

La leche fermentada se produce de maneras diferentes en diferentes culturas del mundo. Su descubrimiento supuso una mejora en la dieta de numerosos pueblos antiguos.  Algunos ejemplos incluyen el kéfir, originario de los países caucásicos. El yogur, de Bulgaria y otros países del sureste europeo y la leche acidophilus. Todos estos productos se hacen de leche de vaca, de cabra o de oveja, y se consumen solos o se pueden utilizar como ingredientes en diferentes platos o bebidas.

La leche fermentada se considera un alimento saludable y nutritivo, ya que contiene probióticos. Estos son microorganismos beneficiosos para la salud del intestino y el sistema inmunológico. También está demostrado que la leche fermentada tiene propiedades digestivas y puede ser beneficiosa para la salud en general.

Diferencia entre leche fermentada y yogur

El yogur es un tipo de leche fermentada que se produce mediante la acción de ciertas bacterias lácticas sobre la leche. Estas bacterias producen ácidos lácticos y otros compuestos que dan al yogur su sabor ácido y su textura espesa y suave.

La leche fermentada es un término más amplio que incluye no solo al yogur, sino también a otras bebidas y alimentos que se han sometido a un proceso de fermentación. Algunos ejemplos de leche fermentada además del yogur son el kéfir y la leche acidophilus.

En resumen, el yogur es un tipo de leche fermentada, pero no toda la leche fermentada es yogur.

Propiedades

La leche fermentada es una fuente de nutrientes esenciales comunes a la mayoría de lácteos, como proteínas, grasas, calcio, fósforo y vitamina D. Pero además, también contiene probióticos, que son microorganismos beneficiosos para la salud del intestino y el sistema inmunológico y que no están en la leche normal.

En general, es una buena fuente de proteínas y calcio, que son nutrientes importantes para la salud ósea y el funcionamiento del cuerpo en general. También puede ser una buena opción para aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa. Y es que el proceso de fermentación ayuda a descomponer la lactosa, lo que puede hacer que sea más fácil de digerir para algunas personas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la leche fermentada puede contener cantidades variables de grasa y azúcar, dependiendo del tipo y del método de producción. Por lo tanto, es importante leer las etiquetas nutricionales y elegir productos con un contenido de grasa y azúcar moderado.

Leche fermentada y yogur - Unsplash Tiard Schulz
Leche fermentada y yogur – Unsplash Tiard Schulz

Kefir y tipos de leches fermentadas

Existen muchas variantes de estos lácteos en todo el mundo, cada uno con sus propias características y beneficios para la salud. Algunos ejemplos comunes incluyen:

  1. Kéfir. Es una bebida líquida con un sabor ácido y una textura espesa y cremosa, hecha a partir de leche de vaca, cabra o oveja. Se fermenta con una mezcla de bacterias y hongos llamada «grano de kéfir», y es una buena fuente de probióticos y vitaminas del grupo B.
  2. Yogur. Es una bebida espesa y cremosa hecha a partir de leche de vaca, cabra o oveja, y se fermenta con bacterias lácticas específicas. El yogur es una buena fuente de proteínas, calcio y probióticos.
  3. Leche acidophilus. Es una leche especialmente procesada que contiene bacterias del tipo Lactobacillus acidophilus. Se cree que estas bacterias tienen propiedades beneficiosas para la salud del intestino y el sistema inmunológico.
  4. Queso feta. es un queso blanco hecho a partir de leche de cabra o de oveja, y se somete a un proceso de fermentación durante su producción. El queso feta es una buena fuente de proteínas y calcio.
  5. Kéfir de agua.Es una bebida hecha a partir de granos de kéfir y agua, y se fermenta durante varios días. Se cree que el kéfir de agua es una buena fuente de probióticos y vitaminas del grupo B.
5/5 - (1 voto)

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta