La leche infantil y Pelargón, salvavidas infantil

En este momento estás viendo La leche infantil y Pelargón, salvavidas infantil
Leche Infantil - unsplash Rainier Ridao

La leche infantil forma parte de los productos básicos de cualquier familia con hijos. Fórmulas enriquecidas y adaptadas para la alimentación de los bebés. Pero no siempre fue así, Pelargón fue la primera marca de leche infantil con una venta generalizada en España en los años 50.

Mi padre era un excelente médico de pueblo, con un “ojo clínico” maravilloso. Pero sobre todo tenía un ojo clínico especial como puericultor. Y recuerdo como si fuera ayer, las visitas de madres angustiadas con sus bebés moribundos en brazos, aporreando la puerta de mi casa.

Yo tenía unos tres o cuatro años, y corrían los primeros años de los cincuenta del siglo pasado. Y, desde la inocencia de mi niñez, me daba cuenta del drama de esa época. No era raro el día en que en mi casa se morían dos o tres bebés, y quedaban metidos en una caja de zapatos hasta que pasaba el encargado municipal de cementerios a recogerlos para enterrarlos. Y no exagero para nada, cuando afirmo que, en los meses de verano, en una población rural de unos 3000 habitantes (como era mi pueblo) podían haber unos 80 a 90 bebés muertos. No había manera de terminar con la mortalidad infantil.

¿Qué causaba aquella epidemia de mortalidad infantil?

Mi padre sabía con impotencia que era debido a la malnutrición infantil y a la miseria y pobreza de una posguerra. La impotencia de mi padre no tenía limite. Aconsejaba a todas las madres un énfasis especial en que retiraran la leche condensada del alimento del bebé por razones obvias: no había frigoríficos en las casas de Andalucía, y la leche estaba muy concentrada en azúcares. Y para él no había duda que aquella mortalidad por deshidratación tras una gastroenteritis era por ingesta de leche condensada.  Se cansaba de decirles a las madres que siempre había que amamantar al bebé hasta su primer año de vida, pero los mustios pechos de las madres no daban más de sí: ni leche, ni salvación.

Un día mi padre llegó eufórico. El boticario del pueblo le dio una noticia extraordinaria. La casa NESTLÉ acababa de comercializar un alimento infantil a base de leche llamado PELARGON, y en unos días estaría en la botica de mi pueblo. Mi padre estaba eufórico, parecía que le había tocado la lotería.

Pelargón leche infantil
Pelargón leche infantil

¿Qué era aquel PELARGON, leche infantil?

Era una leche de vaca en polvo maternizada, a la que se le habían quitado determinados azúcares para evitar intolerancias, y se le había añadido vitaminas y nutrientes que la enriquecían.

Pero, sobre todo, y como si fuera un milagro inesperado para miles de bebés de los cincuenta, supuso el regalo de su salvación.

Por arte de magia, desde la irrupción del Pelargón de Nestlé, desapareció radicalmente el goteo continuo de muertes infantiles, y terminó la mortalidad infantil radicalmente en nuestro pueblo. Podríamos decir que además de ser el Pelargón un salvavidas infantil, también supuso el abandono del subdesarrollo en salud infantil de España.

Cada vez que veo el logo de esta empresa suiza me acuerdo del drama de una caja de zapatos con un bebé muerto dentro, en un rincón de mi casa.

La leche infantil actual

Frente a la simplicidad de la fórmula de Pelargón, la mayoría de fórmulas de leche infantil son muy sofisticadas hoy en día. El objetivo buscado es completar las necesidades nutricionales del bebé y adaptarla para que se asemeje a la leche materna.

En la mayoría de los casos esto incluye el siguiente enriquecimiento. Vitaminas y minerales, como el hierro. Cambio del perfil lipídico para extraer grasas saturadas y añadir ácidos grasos omega 3 o de otros tipos. En otros casos se hidrolizan las proteínas, es decir con algunas encimas se cortan las cadenas largas en pequeños aminoácidos, más fáciles de digerir. En otros son bajas en lactosa, nuevamente para facilitar la digestión. Y así un largo etcétera de fórmulas adaptadas a necesidades específicas.

5/5 - (1 voto)

Esta entrada tiene un comentario

  1. Eva Maria

    Mis abuelos compraban esta leche, qué recuerdos!

Deja una respuesta