Tahini, sabrosa pasta de sésamo

En este momento estás viendo Tahini, sabrosa pasta de sésamo
Tahini - Unsplash Cleo Stracuzza

El tahini, también se conoce como tajín, tahine, o pasta de ajonjolí. Es una crema o pasta de semillas de sésamo molidas, que se ha popularizado en los últimos años tanto en España como en el resto de Europa. Se utiliza

Las poblaciones inmigrantes de países de Oriente Medio y Turquía, han traído con ellos algunos de sus usos culinarios. Quizás el hummus sea uno de los más conocidos donde se utiliza el tahini. Pero también se usa en postres, como salsa o directamente con pan árabe.

Historia del tahini

El origen del tahini se sitúa en el Oriente Medio de dos milenios AC. Las antiguas culturas mesopotámicas, como la sumeria, la babilónica o la hitita, inventaron los primeros alfabetos humanos, llamados cuneiformes. Se trata de sistema contables por signos. Los arqueólogos han conseguido descifrar algunos textos, entre los que se habla de medidas de semillas de sésamo y del tahini.

Desde allí también se extendió su uso en la India y extensas regiones de Africa.

Los árabes lo han popularizado y dado nombre, puesto que “tahain” significa sencillamente harina o molienda. Siendo el sésamo, la semilla oleaginosa (es decir, rica en grasas vegetales) del Sesamum Indicum, que está ampliamente disponible en regiones de la India, Oriente Medio y África subsahariana.

Curiosamente la cultura occidental ha utilizado las semillas de sésamo en pan de hamburguesa y en otros productos de repostería.

Tahini, información nutricional

Los dos principales ingredientes son ricos en grasas vegetales: el sésamo y el aceite de girasol (u otro similar). Por eso el tahini es bastante calórico, por cada 100 gramos podemos esperar cerca de 600 kilocalorías. Por eso hay que comerlo con moderación, normalmente una ración de acompañamiento puede equivaler a unos 15 o 20 gramos como máximo, es decir unas 90 a 120 kilocalorías, que son perfectamente aceptables en una salsa de acompañamiento de un plato principal.

La mayoría de sus grasas (provenientes del sésamo), eso sí, son insaturadas, lo que hace del tahini un alimento saludable si se consume en pequeñas cantidades.

El otro elemento a destacar son sus minerales, con una muy fuerte aportación de hierro, calcio, fósforo y potasio.

Tahini Información Nutricional - Saludteca
Tahini Información Nutricional – Saludteca

Preparación de tahini casero

Aunque existen productos comerciales de tahini, es más sabroso, nutritivito y responsable, para evitar desperdicios, prepararlo de forma casera.

Ingredientes

Es bastante sencillo y se necesitan muy pocos ingredientes. Para dos o tres personas se puede usar:

  • el equivalente a una taza grande de semillas de sésamo.
  • Una cuarta parte de un aceite vegetal de sabor neutro como el girasol o el propio acete de sésamo. En cambio, el aceite de oliva no nos sirve por su fuerte sabor.
  • Un diente de ajo.
  • Medio limón.
  • Sal.

Elaboración

  1. Lavamos en agua las semillas de sésamo.
  2. Calentamos en una sartén, a temperatura media, las semillas hasta que se tuesten ligeramente. Las removemos normalmente durante cuatro o cinco minutos y cuando empiecen a dorarse las retiramos.
  3. Las trituramos todavía calientes, con una batidora, en un recipiente adecuado. Añadimos el aceite y los ajos picados, batimos todo homogéneamente y aderezamos con el zumo de limón y la sal, al gusto.

Conservamos el tahini en el frigorífico, para degustarlo como salsa o acompañamiento en frío. Si bien podemos sacarlo un poco antes de consumirlo para que no esté excesivamente frío.

Tostadas con tahini - Unsplash Deryn Macey
Tostadas con tahini – Unsplash Deryn Macey

¿Cómo combinar el tahini?

Te proponemos varias maneras de degustar el tahini:

  • Untado en tostadas de pan de pita o pan de jubz, que es el tradicional en oriente próximo.
  • Como ingrediente del hummus, junto a una crema de garbanzos cocidos, aceite de oliva y zumo de limón.
  • Como acompañamiento en platos de verduras asadas o a la brasa.
  • En brochetas de carne de cordero o pollo adobada, los famosos pinchos morunos. O como salsa en los shawarmas de carne asada.
  • En la preparación de postres caseros, como galletas, mantecados o pasteles orientales.

Sea como sea, ¡su sabor casero te evocará las mil y una noches de los apasionantes mundos árabe o hindú!

5/5 - (1 voto)

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta