Tinto de verano, a consumir con moderación

Tinto de verano, a consumir con moderación
Tinto de verano - rawpixel

En los meses de veraniego hay muchos hábitos que cambian. Uno de ellos es el incremento del consumo de bebidas, ya sea para hidratarse o para acompañar los numerosos momentos de ocio en familia o con amigos.

El tinto de verano es una bebida emblemática española, que ha cruzado fronteras y que se ofrece junto a la sangría, otra vida similar, por buena parte de Europa.

Consumo de alcohol en verano

El verano es una época de ocio para la mayoría de familias. El momento de unas vacaciones largas y de gratas actividades sociales en familia o con amigos. Descansar y disfrutar es fundamental para la recuperación de nuestra energía vital y hay que saber aprovecharlo.

La mezcla de más tiempo de ocio, mayor consumo en terrazas y las altas temperaturas, son un coctel perfecto para aumentar el consumo de bebidas, y también de riesgo de un consumo excesivo de alcohol. Cerveza, tinto de verano, sangría, mojitos, copas … las opciones son numerosas. No hay ningún problema en elegir el tinto de verano, pero siempre que sea consumido con moderación.

Tinto de verano
Tinto de verano – Unsplash Alexander Schimmeck

Consecuencias del consumo de alcohol excesivo en verano

Más allá de las consecuencias en la salud y la aparición de enfermedades graves a largo plazo, por consumo excesivo de alcohol, existen tres riesgos concretos en verano.

El primero, sufrir un episodio de deshidratación como consecuencia de la combinación del calor y el alcohol. Efectivamente, este inhibe la producción de HAD, una hormona antidiurética que participa en la recuperación de líquidos por el riñón. Por tanto el riesgo de deshidratación aumenta sensiblemente.

Segundo, el alcohol en cantidades excesivas, altera algunas funciones del organismo, incluyendo la regulación de la temperatura corporal. Por eso aumenta el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Tercero, el alcohol contribuye a la sequedad de la piel. Si a esto unimos el desgaste de la misma por la exposición fuerte al sol y los baños en piscinas tratadas químicamente, nuevamente tenemos un aumento del riesgo de una complicación.

Estudios de consumo de alcohol

Según los distintos estudios nacionales e internacionales, el consumo de alcohol en España es muy frecuente, pero con ingestas menores que en otros países europeos.

En 2019 el 13% de la población española mayor de 15 años, consumía alcohol todos los días, este es el segundo índice más alto en Europa detrás de Portugal, según la EHIS, «European health interview survey«. A este grupo hay que sumar otro 23% que lo hace todas las semanas. Este mismo estudio, sin embargo, reducía a menos del 10% los episodios de ingestas excesivas en España, es decir las tristemente célebres borracheras. Este indicador  es sensiblemente menor al promedio europeo, próximo al 20%.

Desde hace algunos años, los principales organismos de salud internacional, recomiendan reducir incluso el consumo moderado de alcohol, que en adultos sanos equivale a una copa de vino o cerveza diaria. Por ello, aunque estemos en verano y es época de disfrutar de la vida, el consejo de Saludteca es vigilar nuestros hábitos de consumo de alcohol también en esta época veraniega.

¿Cómo consumir alcohol en verano?

Es importante que al mismo tiempo que disfrutemos de un buen tinto de verano, establezcamos algunos hábitos para evitar caer en un consumo de alcohol excesivo e involuntario. 

En primer lugar, al poner una mesa, evitemos colocar botellas familiares de cerveza o vino y gaseosa. Mejor preparar el vaso de tinto de verano en la cocina y servirlo bien cargado de hielo en la mesa. Añadamos una jarra de agua con hielo en el centro, que resulte igualmente apetecible para refrescarnos. A esta se le puede añadir un pequeño chorro de limón para obtener un sabor más veraniego. O podemos acudir a zumos naturales u otras bebidas sin alcohol, y ¡ojo! También sin azúcar, el otro reclamo peligroso en las bebidas con gas.

Otro segundo truco para los grandes fans del tinto de verano y la cerveza, es limitar su consumo, por ejemplo, de dos veces al día a sólo uno. Escojamos el momento de ocio más agradable y social, que normalmente será en las cenas para degustarlo. Al mediodía busquemos alternativas líquidas hidratantes como un gazpacho.

Tercero, evitemos los aperitivos, casi siempre acompañados de una copa. Nada mejor que una fruta para la merienda o la media mañana, de estas largas jornadas.

Tinto de verano en vaso - Unsplash
Tinto de verano en vaso – Unsplash

Historia del tinto de verano

Una vez que hemos explicado las precauciones sobre el consumo de alcohol, podemos volver a los aspectos sociales, culturales y placenteros de una buena copa de tinto de verano.

La historia de esta bebida, que en Andalucía también se conoce como un Vargas, es relativamente reciente. Nuestro país es uno de los mayores productores de vino mundiales, su consumo desciende tradicionalmente en verano, a favor de la cerveza, que a su vez recula en invierno. Pues bien, ¡no fue un experto en marketing, ni ninguna multinacional, la que descubrió esta manera de mantener el consumo de vino en verano!

Se dice que fue en los años vente o treinta, del siglo pasado, en una popular venta de Córdoba, la venta de Vargas, que no se debe confundir con su homónima de Cádiz. Esta posada, ubicada en el antiguo camino del Cañito Bazán, donde hoy pasa la avenida de la Arruzafa, fue donde todo empezó. “Venta de Vargas, guitarras suenan, el fandanguillo llora un penar…”  dice un viejo pasodoble andaluz. Y además de la guitarra sonaban los sifones de gaseosa que su dueño, Antonio Vargas del Moral decidió mezclar con vino tinto, para refrescar las calurosas noches de verano cordobesas.

Una segunda fuente, vincula también el origen al pueblo manchego de Valdepeñas, gran productor de vino. En este caso, algunas bodegas locales promocionarían su consumo mezclado con gaseosa para obtener un rico refresco de verano.

Más allá de cuál sea su verdadero origen, lo cierto es que hoy en día es una bebida extendida por toda Europa, donde incluso se embotella ya mezclada.

¿Cómo preparar el tinto de verano?

Los entendidos parten de una mezcla en la que un tercio es vino, y dos tercios, refresco. Lo bueno de ser nosotros mismos quienes lo preparemos, es que siempre podemos modular a nuestro gusto y conveniencia, por ejemplo, un cuarto o menos de vino, y el resto gaseosa. Esta es una opción con menor carga de alcohol y más refrescante.

La otra clave de la bebida es no escatimar en la presencia de hielo, estamos en verano y aparecen bebidas frías, así que asegurémonos de tener siempre un recipiente de cubos de hielo, ya listos en el congelador.

Otro gran dilema veraniego puede ser si mezclamos con gaseosa blanca o de limón. Nuevamente cada familia tendrá su receta, las dos opciones son válidas. En el primer caso será algo más ligero, en el segundo obtendremos un sabor ligeramente más ácido y frutal, e igualmente refrescante.

En cuanto al acompañamiento de fruta, la referencia es el limón. Podemos añadir un pequeño chorrito natural y presentar la copa con una vistosa rodaja. Para los más sibaritas otras opciones pueden ser el pomelo o la lima.

El último consejo es que, aunque no usemos los mejores vinos de nuestra bodega, tampoco optemos por los vinos de peor calidad. Afortunadamente nuestro país ofrece opciones de vinos de temporada de excelente calidad a precios muy accesibles.

Tinto de verano en copa - Unsplash Abhishek Hajare
Tinto de verano en copa – Unsplash Abhishek Hajare

Tinto de verano, ¿copa o vaso alto?

Evidentemente cada especialista tendrá su receta, se admiten todas las propuestas.

También dependerá del momento de consumo, no es lo mismo una comida cómoda y en familia, que otro instante entre amigos, en una terraza. En el primer caso lo más práctico, seguramente será un vaso alto donde quepa una gran cantidad de hielo, que se mezcle poco a poco con la bebida.

En el segundo, será más elegante y agradable visualmente, una copa bien presentada con alguna rodaja de limón. Además, si empleamos una copa de balón, o al menos un vaso grande y ancho, será más fácil mezclarlo con mucho hielo y poder beberlo con comodidad.

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta