Verduras al horno.

Verduras al horno.
Verduras - unsplash Randy Fath

Las verduras al horno son un plato sano y sabroso conveniente para todo tipo de dietas. No pensamos solamente en los vegetarianos. O en los flexitarianos, como se denomina al grupo que, sin renunciar completamente a la carne, la reduce de manera importante en su dieta. En España se calcula que estos dos grupos suman alrededor del 8% de la población adulta.

También se elabora este plato como acompañamiento a carnes y pescados. Pero puede ser una opción rica y saludable si se toma sola, especialmente en una cena o en una comida ligera que siga a unos aperitivos.

Producción de verduras.

Es en primavera y verano cuando la mayor parte de las verduras crecen de manera natural en el hemisferio norte. Sin embargo, la industria agro-alimentaria es capaz de producir un amplio surtido de verduras prácticamente todo el año. Nosotros recomendamos siempre que se pueda, adquirir verduras de temporada, producción local y en comercio de proximidad.

Si hacemos un repaso por nuestra geografía, nos encontramos con una gran variedad donde elegir. Por ejemplo, el valle del Ebro es conocido por sus excelentes espárragos, alcachofas o las extraordinarias borrajas, poco conocidas en otras regiones. En las huertas valencianas y murcianas nos encontramos variedades exquisitas de tomates, cebollas o pimientos. En Extremadura contamos con acelgas y berenjenas. En la cornisa cantábrica tenemos excelentes patatas. Y así podríamos seguir un listado interminable, puesto que nuestro país es el mayor productor europeo de verduras, algunas de gran calidad.

Verduras Rawpixel
Presentación de verduras Rawpixel

Selección de verduras al horno.

Hemos mencionado algunos ejemplos del amplio abanico de verduras consumidas en España. Aquí te proponemos una selección de verduras que combinan bien con todas las demás. Y que por tanto, pueden mezclarse con algunas menos utilizadas, en tus platos de verduras al horno.

Los tomates, por su color y sabor ligeramente ácido. Los calabacines y berenjenas, que permiten un corte de lonchas largas y tiernas, con un cierto dulzor. Las setas por su pequeño tamaño y el contraste de su textura y sabor con otras verduras de huerta. Los espárragos, fibrosos e intensos cuando están recogidos en su madurez. Los pimientos, verdes o rojos, con su sabor intenso. Lo ideal es combinar estas u otras verduras conocidas, con otras de carácter local y de temporada. Anteriormente hemos dado algunos ejemplos por territorios.

Un truco para sorprender en los platos de verduras al horno, es añadir alguna fruta buscando un contraste de sabor. En estos casos recomendamos utilizar una cantidad pequeña de fruta, para no restar protagonismo al ingrediente principal.  Por ejemplo, una manzana troceada, que asada aporte un elemento de dulzor.

¿Cómo cocinar verduras al horno?

Preparación.

Cuando vayamos a cocinar las verduras al horno, lo primero es proceder a lavarlas bien, bajo el grifo, incluso si se trata de opciones biológicas. De este modo eliminamos los restos de tierra y cualquier posible rastro de productos químicos utilizados durante su cultivo.

Segundo, las cortamos de manera homogénea, evitando que unas piezas sean más grandes o gruesas que otras. Preferimos rodajas o piezas relativamente grandes, para que su aspecto nos recuerde a la pieza original. Las verduras son un regalo visual que hay que aprovechar en el corte. Multitud de colores, brillos en pieles lisas o texturas rugosas, formas características de la naturaleza. Normalmente preferimos conservar la piel, pero también están suculentas si ellas.

Un truco para aprovechar los restos de pequeño tamaño que no vayamos a cocinar, es guardarlos en la nevera para consumir en una tortilla al día siguiente.

Tercero, utilizamos una grasa vegetal. Evidentemente en nuestra cultura mediterránea, escogeremos preferentemente un buen aceite de oliva para chorrear y que ayude a la cocción de la verdura. Hay que evitar demasiado aceite, tres o cuatro cucharadas soperas pueden bastar para un plato de cuatro personas. Este acompañamiento evitará que las verduras se sequen excesivamente y queden algo jugosas. Una buena práctica para asegurar que todas las piezas cogen un baño homogéneo, es poner el aceite en un bol y remojar las verduras antes de colocarlas en la bandeja del horno.

El horneado.

Cuarto, horneamos. Es la fase clave para obtener un buen plato.

Es importante precalentar a una temperatura de 200 grados para obtener una buena textura final. Si usamos una temperatura baja corremos el riesgo que las verduras se agüen y no sean tan crujientes.  Cada cual tiene una preferencia en los tiempos de horneado, nosotros preferimos que las verduras no queden demasiado hechas. No hay que olvidar colocar una base de papel de cocina o de horno, que evite que las verduras se quemen o se peguen en la base de la fuente.

Unas buenas pinzas y guantes de cocina serán tus aliados en esta operación. Conviene vigilar la fuente y no dudar en abrir el horno para girar las piezas cuando veamos que es necesario, o incluso retirar algunas piezas si pensamos que corren el riesgo de quemarse.

Puesto que diferentes verduras tienen distintos tiempos de cocción, una buena idea es comenzar cocinando las piezas que necesitan mayor tiempo. Normalmente los tubérculos, como patatas, boniato o zanahorias pueden necesitar más de 40 minutos. Cuando veamos que es el momento de darles una vuelta, aprovecharemos para añadir puerros, cebollas o pimientos. Incluso unos minutos más tarde podríamos añadir las verduras más delicadas como los tomates, los calabacines y berenjenas.

Condimento y presentación.

Quinto, condimentamos con algo de sal y alguna especie como la pimienta. Para gustos, colores, nosotros preferimos cantidades moderadas, para resguardar el sabor original de la verdura. También se puede innovar añadiendo hierbas o plantas aromáticas como el romero, tomillo, orégano, laurel o albahaca.

Otra opción puede ser preparar algunos pequeños recipientes de salsas para servirse, como pueden ser vinagretas, salsas de yogur, de mostaza, pimentón, etc.

Sexto, presentamos. Si se trata de un plato único utilicemos una bandeja amplia en la que presentar las piezas ordenadamente por familias. Todo un espectáculo visual, oloroso, sabroso y sano para toda la familia o para compartir con amigos. Si te apetece, incluso adornálo con algunas flores silvestres.

Verduras al horno
Verduras al horno – Rawpixel.com

Verduras a la plancha, información nutricional.

Puesto que hablamos de multitud de verduras, existen particularidades nutricionales que pueden varias de unas a otras. Pero en general un plato de verduras al horno se caracteriza por:

  • Ser poco calórico. De hecho, la base de aceite puede ser la que añada una cantidad adicional de calorías a estos platos.
  • Tener un alto contenido de fibra, por lo que facilitan el tránsito intestinal y sirven de base prebiótica a la flora intestinal.
  • Aportar minerales como el potasio, sodio, magnesio o calcio.
  • Contener un amplio abanico de vitaminas, como la A, C, la B9 o ácido fólico, la E, K.

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta