Judías verdes, verdura de temporada

Judías verdes, verdura de temporada
Judias verdes - rawpixel.com

Las judías verdes son frutos de la planta conocida de manera científica Phaseolus vulgaris. Se recogen antes de su maduración, cuando estos frutos, en forma de vaina, están todavía tiernos. En el interior guardan las semillas, igualmente comestibles y como a continuación veremos, se trata de una verdura de una gran riqueza nutricional.

En España se las conoce también como alubias verdes, vainas, habichuelitas, fréjoles, etc.  Estas denominaciones locales dan muestra de hasta qué punto se han popularizado en las cocinas regionales. En América latina se habla de Chauchas, en el cono sur, de habichuelas, en buena parte de la América central, de fríjoles verdes y de ejotes, en Méjico,

Historia de las judías verdes

Los siglos que siguieron a la llegada de los europeos en América, fueron momentos de numerosos descubrimientos e intercambios de alimentos. Los españoles, por ejemplo, llevaron las sandías hasta América latina. Y entre los alimentos que trajeron a Europa destacan justamente las judías verdes.

Más concretamente fue en regiones húmedas y de temperaturas suaves de América Central y del Perú, Ecuador y Bolivia, donde proliferó. Existen pistas de su cultivo unos 5000 años AC.

Tabla de judías verdes - Unsplash Neha Deshmukh
Tabla de judías verdes – Unsplash Neha Deshmukh

Producción

El cultivo de esta verdura está extendido a nivel mundial, en Europa la recolección se produce normalmente durante los meses del verano. Son de ciclo anual, y en otoño sus matas mueren, fertilizando la tierra con nitrógeno.

La planta más habitual crece más de dos metros como una enredadera y tiene un ciclo con un rápido crecimiento, floración y fructificación. Sus flores son blancas, rosas y rojas. Tan solo unos días después de  aparecer se transforman en las tiernas vainas listas para cosechar.

Requiere un clima de temperaturas suaves y relativamente húmedo. No soportan bien las inclemencias del tiempo, ya sean heladas o tormentas fuertes. También son sensibles a las plagas de insectos y hongos.

La producción española ha aumentado en las últimas décadas gracias al cultivo en invernadero en las huertas de Murcia, Granada y Almería. Se da la particularidad que por su clima estas regiones producen antes del verano. Otra zona de importante producción de invernadero son las regiones costeras gallegas de La Coruña y Pontevedra. El cultivo al aire libre es importante en el valle del Ebro y del Duero, aunque está muy extendido por todo el territorio de la península.

Variedades de judías verdes

Según su origen y selección genética, existen hoy en día más de 100 variedades de judías según su sabor, aspecto y valor nutritivo. Los dos grandes grupos son:

  • las planas, con un sabor algo más intenso. Suelen dar sus frutos en plantas de enrame o trepadoras que llegan a alcanzar 2 o 3 metros de longitud. Tienen las vainas más gruesas y planas y son más productivas.
  • Las finas o enanas, cuyas vainas suelen ser más pequeñas y redondeadas.
Cazuela con judías verdes - Unsplash Karolina Kolodziejczak
Judías verdes – Unsplash Karolina Kolodziejczak

Información nutricional

Como otras verduras las judías verdes se deben consumir de manera diaria. Son sanas y digestivas por su aporte de fibra y su bajo contenido calórico. Alrededor del 89% de su peso es agua.

Otros nutrientes a destacar son sus proteínas vegetales, minerales, sobresaliendo el aporte de yodo y algunas vitaminas, entre las que destaca su aportación de vitamina C y ácido fólico.

Una ración por persona normalmente incluirá unos 150 a 200 gramos, menos del 4% de las calorías diarias que una dieta equilibrada debe aportar.

Tabla nutricional judías verdes
Información nutricional judías verdes

Consumo y recetas de judías verdes

Las vainas se suelen consumir enteras, cuando todavía están inmaduras, para evitar que estén demasiado duras y fibrosas. En ese momento miden alrededor de diez centímetros y tienen un bonito color verde natural. Normalmente se cortan los filamentos laterales de las vainas.

Es muy fácil cocinarlas frescas, el primer paso es lavarlas bien en agua abundante. Dejarlas secar y optar por dos alternativas de cocina:

  • Judias verdes en crudo, como parte de una ensalada. En este caso se puede optar por mezclarlas con alimentos que contrasten frente a las verduras, tales como quesos, frutos secos o incluso anchoas.
  • Al vapor. En este caso se sule cocerlas junto a patatas y cebollas.
  • A la plancha
  • Fritas en una pequeña base de aceite de oliva vírgen extra. Casa bien rehogarlas junto a cebolla y jamón.

Aunque nuestra recomendación es optar por el producto fresco de proximidad, también se comercializan envasadas. En este caso resultan prácticas congeladas o en latas de conserva.

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta