Monurol, el antibiótico con origen español

En este momento estás viendo Monurol, el antibiótico con origen español
Monurol y los antibióticos - Unsplash Bermix Studio

Monurol es uno de los antibióticos que se utilizan para ayudar ante infecciones. Su principio activo, la fosfomicina (como fosfomicina trometamol) tiene un curioso origen. En este post te hablaremos de su historia, del papel de los antibióticos y detallaremos el uso de Monurol.

Es importante recordar que el uso de antibióticos solo puede ser realizado bajo prescripción médica. Existen razones importantes de salud personal y social, que aconsejan restringir su uso a aquellos episodios en los que un doctor lo juzgue necesario.

¿Para qué se usan los antibióticos?

Los antibióticos son fármacos útiles para combatir las infecciones de tipo bacteriano, de ahí que se les conozca también como antibacterianos. En cambio, no sirven frente a los virus y otros tipos de patógenos.

Su uso a partir de la segunda mitad del siglo XX es uno de los hitos del progreso humano. De hecho, permitió reducir las tasas de mortalidad y alargar la esperanza de vida.

Resulta célebre el descubrimiento de la penicilina, como primer antibiótico que empezó a fabricarse de manera masiva en los años 40 del pasado siglo. La penicilina fue identificada por primera vez por el médico francés Ernest Duchesne, en Francia, si bien su extraordinario  trabajo no consiguió difusión. Tampoco fue todavía capaz de aislarlo y purificarlo. Fue más tarde en los años 30 cuando el investigador escocés Alexander Fleming, consiguió estudiarlo con mayor profundidad y preparar el terreno para su producción masiva a partir de 1942. Esta labor le permitió alcanzar el premio Nóbel de Medicina, que también reconoció la labor de Duchesne, ya fallecido.

Aunque los antibióticos son de gran ayuda, no deben considerarse como un sustituto del sistema inmunitario natural, en personas y animales. Es fundamental que cada persona desarrolle desde la infancia un buen sistema de respuesta inmunológico. Esto se consigue de manera progresiva ante la exposición a enfermedades y mediante una buena alimentación. Hay estudios que también muestran que un crecimiento sano a nivel emocional y una vida ordenada con juegos y con suficiente descanso y horas de sueño, contribuyen a fortalecer este mecanismo de defensa en la infancia.

Monurol y tipos de antibióticos

Existen distintos criterios para clasificarlos. Uno de los más conocidos es el que distingue según la capacidad de actuación del fármaco. Así tenemos:

  • Los de amplio espectro. Es decir, aquello que actúan sobre un amplio número de variedades de bacterias. Es el caso de monurol, y su principio activo, la fosfomicina, si bien se utiliza especialmente para infecciones en la vejiga urinaria y para la profilaxis antibiótica tras biopsias transrectales de próstata.
  • Aquello de espectro reducido. En este caso hablamos de antibióticos efectivos sobre un grupo de bacterias más específicas.

La resistencia a los antibióticos

La OMS considera la resistencia a los antibióticos como un de los problemas de salud más importantes a los que se enfrentan las sociedades modernas.

Este es uno de los motivos por los que se necesita obligatoriamente el diagnóstico y prescripción de un tratamiento por un médico. Son ellos quienes deben valorar los casos que revisten de mayor riesgo para su uso, así como la duración y el tratamiento del mismo.

Desde que los antibióticos empezaron a usarse hace más de 70 años las propias bacterias se han ido adaptando y mutando hacia cepas más resistentes. Por eso la OMS realiza una serie de recomendaciones para limitar su uso, y que se dirigen a:

  • La población en general, para que no los consuma sin recomendación médica.
  • Los políticos y responsables públicos, para que promuevan campañas de salud y de buen uso de los medicamentos.
  • A la comunidad sanitaria, para que sea rigurosa en su prescripción.
  • Al mundo científico, para que continúe buscando nuevas alternativas de antibióticos.
  • Al sector agrícola, para que también limite su uso en el ganado.

La investigadora Sagrario Mochales y Monurol

Hay una bonita historia detrás del descubrimiento de la fosfomicina.

Al principio de los años 60 los recursos para investigación en España, eran extremadamente limitados. Sin embargo, un grupo de médicos e investigadores que trabajaban en la desaparecida Compañía Española de Penicilina y Antibióticos (CEPA) contribuyeron a su descubrimiento. En concreto fue el doctor e investigador Sebastián Hernández, quien en un viaje por la carretera de Jávea a Gata de Gorgos, recogió algunas muestras de forma rutinaria en el suelo.

Ya en el laboratorio de Aranjuez (Madrid), la microbióloga Sagrario Mochales procedió a realizar cultivos a partir de esas muestras. Así se dio cuenta que una de las cepas, que se llamó Streptomyces fradiae, tenía una prometedora actividad microbacteriana. Tras trabajar con la misma y realizar los controles oportunos, se enviaron a muestra a la farmacéutica estadounidense Merck. Esta tenía los recursos para realizar los estudios clínicos necesarios para probar su eficacia y poder realizar su comercialización.

La prestigiosa revista Science recoge en su número de octubre de 1969 el hallazgo, en un artículo firmado por Mochales, Hernández y Mata (también de CEPA) junto a sus colegas norteamericanos.

Monurol antibiótico Saludteca
Monurol antibiótico

¿Qué es Monurol?

Para conocer mejor este medicamento se debe leer detenidamente su prospecto informativo.

Monurol 3 g es un granulado para solución oral que se comercializa en cajas con sobres de color blanquecino. 

Contiene el principio activo fosfomicina, un antibiótico utilizado frente a infecciones de la “vejiga urinaria no complicada en mujeres adultas y adolescentes. Y como profilaxis antibiótica para las biopsias transrectales de próstata en hombres adultos”.

Es importante informarse bien con el prospecto sobre:

  • Casos en los que no debe utilizarse.
  • Reacciones y efectos adversos que puede provocar.
  • Contraindicaciones y precauciones.
5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta