Leche evaporada para cocinar

En este momento estás viendo Leche evaporada para cocinar
Leche evaporada - Unsplash Trent Erwin

¿Sabías que alrededor del 90% del contenido de la leche de vaca es agua? La leche evaporada parte de leche normal que por un proceso térmico evapora el agua y concentra el extracto resultante. Se sitúa en espesor y contenido graso, a medio camino entre una leche entera y una nata líquida para cocinar.

Se trata de uno de los ingredientes más usados en la cocina, especialmente en la repostería. Su uso comenzó en el siglo XX y se popularizó gracias a su gran poder de conservarse sin alterarse por largos periodos de tiempo. Veamos cómo se fabrica y se usa.

¿Qué es la leche evaporada?

La leche evaporada es un tipo de leche que ha sido sometida a un proceso de evaporación, a fin de que quede concentrada. En este proceso, a la leche se le retira la mayor cantidad de agua posible, dando como resultado un lácteo de consistencia más espesa.

En promedio tiene un contenido de agua del 40% al 45%, lo que significa que ha perdido alrededor del 50% al 60% de su contenido de agua original. Esto la hace más concentrada y le da una consistencia más espesa y un sabor más fuerte. Al mezclar la leche evaporada con agua se puede obtener leche líquida de nuevo.

Un pequeño inconveniente es que la mayoría de fabricantes le añaden un estabilizante y un espesante, para aegurarse una textura homogénea. Por tanto es menos natural que una nata de cocina sin aditivos.

Es de destacar que la leche evaporada contiene aproximadamente el doble de proteínas y grasa que una leche normal. Pero sigue siendo un producto relativamente bajo en calorías. Podemos estar en alrededor de 5 o 6 gramos de grasa por 100 de producto, bastante menos que una nata. Como resultado su aporte calórico puede estar alrededor de 108 a 118 calorías, bastante razonable. 

Se estima que sus usos se remonten a aproximadamente el año 1885, cuando la marca Highland Evaporated Cream la sacó al mercado. Sin embargo, fue el científico Nicolás Appert quien la descubrió y a partir de entonces se popularizó su uso.

Leche evaporada Mercadona

Mercadona ofrece leche evaporada Hacendado, en envases de 3 minibriks de 200 mililitros por un precio de   1,70 € el pack. Es decir 2,83 € por litro equivalente.

Es una de las marcas de leche evaporada más vendidas, debido a la fuerte implantación de Mercadona. Se fabrica por Lactiber León y contiene un estabilizante (fosfato disódico) y espesante (carragenanos). Contiene 4 gramos de grasa por 100 de producto, así que resulta de las más ligeras pero con poco sabor para un plato.

Dos alternativas con un sabor más intenso, y algo más de grasa son Asturiana y la marca Ideal de Nestlé.

Recetas 

Aquí te dejamos algunas con leche evaporada que seguramente te resultarán útiles:

Flan de café con leche evaporada

 Ingredientes

  • Dos envases de 200 ml de leche evaporada.
  • Un vaso de café concentrado.
  • Un paquete de flan de sobre.
  • Un vaso de leche.
  • Azúcar, cantidad al gusto.

Pasos a seguir:

  1. Coloca una cazuela a fuego medio, vierte la leche evaporada y calienta sin que llegue a hervir. Luego, agrega el café y dos cucharadas de azúcar.
  2. Mientras haces el paso 1, vierte el contenido del sobre de flan en medio vaso de leche.
  3. Una vez que el contenido de la cazuela comience a hervir, agrega el vaso de leche con el flan disuelto, mezcla un poco y espera unos segundos más.
  4. Retira la cazuela del fuego y vierte el contenido en un molde para flan.
  5. Deja reposar por unos minutos para que se enfríe un poco la mezcla y llévala al refrigerador por al menos un día.
  6. Finalmente, se desmolda con mucho cuidado y procede a servir.

Helado de limón 

Ingredientes

  • Leche evaporada 400 ml, previamente congelada.
  • 200 gramos de azúcar.
  • La corteza de un limón.
  • 200 ml de zumo de limón.

Pasos a seguir:

  • Saca la leche evaporada congelada y trocéala con ayuda de un cuchillo.
  • Coloca los trozos de leche evaporada en el procesador de alimentos y tritura por 20 segundos en el nivel más alto.
  • Pulveriza el azúcar por al menos 20 segundos.
  • Agrega la corteza de limón y luego, procede a seguir pulverizando todo por unos 20 segundos más.
  • Incorpora los 200 ml de zumo de limón y el azúcar pulverizada en la procesadora de alimentos y continúa mezclando por 10 segundos más, alternando los niveles bajos a medio.
  • Vierte la mezcla en un recipiente amplio, tápalo y lleva al congelador por al menos una hora o hasta que se endurezca un poco.
  • Finalmente, retira del refrigerador y deja que se ablande un poco para proceder a servir. 

¡Y listo! Así como estas, hay una gran variedad de recetas con leche evaporada que puedes disfrutar, desde recetas dulces, hasta saladas.

5/5 - (1 voto)

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta