Melón, regalo del verano

En este momento estás viendo Melón, regalo del verano
Melón fruta de verano - Unsplash Martin Moore

Los habitantes de la ribera del mediterráneo son muy afortunados por el acceso a una amplísima gama de frutas y verduras de temporada. Al inicio del verano, una de las posibilidades de producción local, es el melón. Una de las frutas más sabrosas y refrescantes de la temporada.

Forma parte de la familia de las cucurbitáceas, plantas trepadoras herbáceas, de climas cálidos. Algunas con frutos dulces como la sandía y otras amargas como la calabaza y calabacines.

Además veremos que es sana y poco calórica.

Historia  

Es uno de los frutos con un cultivo más extendido a nivel internacional. Se cree que su origen puede estar en Asia central, aunque hay expertos que lo atribuye al África austral, como la sandía.

Las plantas más ancestrales ofrecían frutos amargos. Serían las antiguas civilizaciones de Asia menor y del Mediterráneo oriental, las que consiguieron seleccionar estirpes más dulces. También más adecuadas para el cultivo y consumo humano.

Existen registros sobre su consumo por romanos y griegos clásicos. De hecho la etimología de la palabra melón procede del latín, y todavía se usa como raiz en las designaciones actuales de melón en inglés, alemán, francés o itaiano.

El fuerte tránsito comercial entre occidente y oriente que confluye en Asia Menor y en el Mediterráneo, facilitó su difusión internacional. La llegada de los españoles y portugueses a América, también fue un periodo de fuerte intercambio de frutas y verduras entre los dos continentes. En este caso los visitantes trajeron semillas qua han acabado haciendo los melones, un producto muy utilizado en América central, desde México hasta Colombia.

Producción de melón

El cucumis melo, como se conoce técnicamente, es una planta herbácea de ciclo anual. Se siembra al final de los meses invernales o al principio de la primavera, cuando se descarte el riesgo de heladas. Aunque crece en ambientes secos, agradece algo de humedad en sus primeras semanas, aunque el cultivo por goteo funciona perfectamente para que crezca.

Cuando la siembra se realiza en semillero, se usan macetas u otros recipientes que faciliten el trasplante posterior, cuidando de nos dañar las raíces. La recolección coincide con los meses de más calor, desde junio hasta principios de septiembre, dependiendo de la latitud.

La facilidad con que el melón se adapta al paladar humano, hace que la mayoría de regiones del mundo con veranos cálidos y secos, la produzcan hoy en día. A veces con variedades locales que se diferencian por el tamaño y aspecto del producto.

Casi el 40% de la producción mundial de melón se realiza en China, que es un gran consumidor, pero también exportador. Veamos la lista de los grandes productores y su producción en miles de toneladas (datos 2020 y 2021):

  1. China   13.540
  2. Turquía 777
  3. Irán        731
  4. India     266
  5. Kazajistán 1.040
  6. EEUU    872
  7. Egipto   701
  8. Colombia 664
  9. España   652
  10. Guatemala 623
  11. Italia    608

   Fuente FAO y MAPA 

Melón verde - Rawpixel
Melón verde – Rawpixel

El melón de La Mancha, IGP

Las primeras áreas productoras de melón en España son la Región de Murcia y Andalucía. Le sigue Castilla-La Mancha.

Entre los mejores melones que se pueden consumir en España, están los incluidos en la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Melón de La Mancha. Incluye los términos municipales de Alcázar de San Juan, Arenales de San Gregorio, Argamasilla de Alba, Campo de Criptana, Daimiel, Herencia, Las Labores, Llanos del Caudillo, Manzanares, Membrilla, Puerto Lápice, Socuéllamos, Tomelloso, Valdepeñas y Villarta de San Juan.

Se trata de melones incluidos entre los cultivares Piel de Sapo y Piñonet. Predomina el tipo de melón de tamaño mediano, con la piel de color verde, moteados con tonos oscuros. Cuando maduran evolucionan hacia tonalidades más amarillentas. La pulpa es dulce (se exige un contenido mínimo de azúcar mínimo de 13 °Brixde) y de color blanquecino.

Variedades de melón

Los melones se clasifican especialmente por el color de su corteza y su tamaño. Algunos son un muy atractivos visualmente, aunque lo mejor está en el interior. El sabor puede oscilar entre variedades más dulces o neutras.

Las más comercializadas son:

  • El melón de piel de sapo. Así llamado por sus tonalidades verdes irregulares y su gruesa piel rugosa, que le permite una larga conservación. Hay una fuerte producción en España, de donde es originario. Su pulpa es apreciada por un sabor dulce y jugoso.
  • Melón cantalupo. Presta su nombre de la localidad italiana del mismo nombre donde fue introducido en el siglo XVIII para proveer a los Estados Vaticanos. Pero en realidad provienen de África y Asia. Goza de una pulpa sabrosa y dulce. Se reconoce por su piel de color clara y rugosa y sus líneas verdes que lo surcan desde la base superior hasta la inferior.
  • Melón de oro. Proviene de la localidad valenciana Onteniente. Se identifican por su piel de un amarillo intenso. Y una carne equilibrada, compacta y clara.
  • Existen otras muchas variedades, como el japonés o arus, chino o hami, Galia, etc.

Melón, información nutricional

Como la sandía, estamos ante una fruta sana, poco calórica y con un alto contenido en agua, alrededor del 90%.

Según la variedad y su contenido en hidratos y azúcares, hablamos de apenas 30 a 40 kcal por 100 gramos de producto. Algo más si calculamos una ración, y es que una rodaja mediana puede contener unos 150 gramos de pulpa, o sea de 45 a 55 kcal.

Cuando comemos melón, comemos una muy pequeña cantidad de carbohidratos, azúcares, fibra, proteínas, pero a la par resulta saciante, refrescante y dulce al paladar. Mucho más sano y ligero que un postre lácteo azucarado clásico, o que un helado.

Respecto a las vitaminas y minerales, aunque no esté dotado de grandes cantidades, aporta una pequeña cantidad de vitaminas del grupo B y de la vitamina A. Donde si sobresale es en vitamina C y potasio.

Además, contiene antioxidantes, como son la propia vitamina C y algunos betacarotenos.

Melón, información nutricional
Melón, información nutricional

¿Cómo consumirlo?

Hay un viejo dicho español que dice: “el melón por la mañana, oro; por la tarde, plata, y por la noche, mata”. Aunque darse un atracón por la noche, de cualquier alimento, no es saludable, lo cierto es que no hay ninguna razón para no tomarlo.

De hecho, el melón como postre después de cualquier comida principal del día y de la noche, o en la merienda, es una sana ración de fruta hidratante y diurética.

Más allá del recurso como postre, existen otras formas originales de consumirlo. Funciona especialmente como contraste dulce en platos salados:

5/5 - (1 voto)

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta