Diástasis abdominal

En este momento estás viendo Diástasis abdominal
Diástasis abdominal - Unsplash Towfiqu Barbhuiya

La diástasis abdominal es un problema muscular que las familias con hijos conocen. Personalmente he tenido cinco, así que a menudo hemos hablado con mi mujer y nuestras amigas madres, de esta situación que afecta a los músculos del abdomen. Supone un problema estético, pero también funcional.

Por cierto, no se debe confundir con la distensión abdominal, un problema digestivo completamente diferente que produce hinchazón. Tampoco con una rotura fibrilar del músculo abdominal, como la que se produce en algunos tenistas por la sobrecarga en esa zona.

Para recuperarse, hace falta acudir a sesiones de recuperación con un fisioterapeuta. En los peores casos, existen intervenciones quirúrgicas para reparar los tejidos dañados.

¿Qué es la diástasis abdominal?

Los músculos rectos del abdomen son esas famosas tabletas de chocolate que algunos deportistas exhiben en el vientre. Son importantes porque ayudan a mantener el cuerpo erguido, actúan en los movimientos de flexión del tronco, tanto hacia arriba y abajo, como en lateral. Asimismo, se contraen y especialmente se expanden en cada respiración.

Pues bien, en determinadas ocasiones, esas dos columnas de músculos largos y verticales delimitados por la llamada línea alba, se separan y pierden parte de su capacidad funcional.

Prácticamente tres de cuatro mujeres embarazadas sufren algún tipo de diástasis abdominal tras el último trimestre de embarazo. Pero también se produce en otras circunstancias de la vida, tanto en hombres como en mujeres.

Síntomas

En primer lugar, visualmente se observa una especie de flacidez en el abdomen a la altura del ombligo o más bajo. También se puede ver claramente una especie de arco que separa esas dos hileras de músculos, normalmente paralelas. Finalmente, al separarse los músculos, incluso se pueden observar algunas protuberancias de órganos del abdomen, que dejan de estar encerrados tras estos músculos. Uno de los tipos de hernias abdominales.

En las ocasiones en que se sospeche esta lesión, pero visualmente no se identifique, un fisioterapeuta puede realizar un examen manual para detectarla.  Asimismo, una ecografía permite confirmarla.

Pero más allá de este problema estético hay riesgos funcionales por la inestabilidad asociada en las zonas pélvicas y lumbar. Así se pueden producir:

  • Debilidad del suelo pélvico. Y asociado al mismo, la aparición de incontinencia urinaria.
  • De manera inconsciente el cuerpo corrige esa debilidad con posturas que pueden provocar una mayor presión en las lumbares. De ahí surgen las lumbalgias.
  • Hernias abdominales. Esas protuberancias intestinales que aparecen en el vientre.
  • Digestiones más incómodas. Las posturas forzadas causan malas digestiones, aparición de gases o estreñimiento.

Diástasis abdominal embarazo

Casi el 70% de las mujeres embarazadas sufren diástasis abdominal tras el parto. La fuerte dilatación que provocan el útero y el feto en su desarrollo desplaza progresivamente, sobre todo los tres últimos meses, todos los músculos y huesos de la zona. Incluyendo los músculos rectos del abdomen, así como la vejiga, el intestino delgado y el colon.

Tras el parto se produce un movimiento contrario, pero más acelerado, la presión del útero desaparece y los órganos y tejidos se recolocan rápidamente. Si pensamos en los rectos y esa fina línea alba, que los separa, es fácil que se debilite y deje de cumplir su función muscular. Ahí es cuando aparece nuestro problema.

Adicionalmente, el final de un embarazo supone un riesgo de debilitamiento del suelo pélvico, que se agrava en los casos de diástasis abdominal. Por ello es conveniente que, pasadas unas pocas semanas del parto, se realice una exploración médica o con un fisioterapeuta para ver si hay que realizar una recuperación.

 

Diástasis abdominal tras embarazo - Unsplash Freestocks
Diástasis abdominal tras un embarazo – Unsplash Freestocks

Otros casos con riesgos

Aparte de las mujeres embarazadas existen dos casos en los que hay mayor riesgo de sufrir este problema muscular:

  • Personas con fuerte obesidad. En los casos en que se engorda excesivamente y se produce una fuerte acumulación de grasa en la barriga, la presión sobre los músculos rectos del abdomen puede provocarlo.
  • El trabajo de gimnasio con pesas. El ejercicio de esfuerzo que tensa esa zona tiene riesgo. Tanto el levantamiento como mantenimiento de pesos importantes puede llegar a producir una diástasis abdominal.

Tratamiento sin cirugía, fisioterapia

La mayoría de problemas de diástasis abdominal, se pueden corregir con la ayuda de un fisioterapeuta, los expertos sanitarios que aplican técnicas para la mejora de la movilidad. Es un error actuar por cuenta propia y por ejemplo realizar sesiones de abdominales, que pueden agravar la situación.

Mis dos últimos hijos nacieron en Francia frente a mis tres hijas en España. He podido comprobar que nuestro país vecino tiene una accesibilidad y una red de cobertura de fisioterapeutas mucho más extensa que la española. Entre la seguridad social y las mutuas se suelen cubrir los gastos de estos tratamientos sin apenas listas de espera. Es una pena que en España no esté implantado un sistema similar, no solo para la diástasis abdominal, sino para los múltiples problemas musculares que estos especialistas pueden tratar.

Otra posibilidad es el uso de fajas especialmente diseñadas para esta situación. A veces no llegan a curar, pero impiden que la apertura de los rectos se amplíe. En otros casos ayudan a que se cicatrice la línea alba.

¿Qué no se debe hacer?

Aunque es bueno que, tras un parto, poco a poco, se recupere tono físico con ejercicio suave, no están aconsejadas las series de abdominales. Tampoco el levantamiento de pesas. Hay que saber que, si existe diástasis abdominal, estos ejercicios pueden empeorarla.

5/5 - (1 voto)

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta