Patatas al horno, un sabroso acompañamiento

En este momento estás viendo Patatas al horno, un sabroso acompañamiento
Patatas al horno. Unplash Jonathan Farber

Las patatas al horno o papas al horno, son una de las alternativas más sabrosa para consumir este popular tubérculo. Ideales para el pollo asado, la dorada o la lubina al horno y otros tipos de carnes y pescados. Además son una alternativa menos calórica a las patatas fritas.

Algunas personas creen que los tubérculos son las raíces de algunas plantas, pero en realidad son parte de los tallos, que engordan bajo tierra para servir de reserva.

Historia de las patatas

La planta de las patatas o papa, se comenzó a cultivar en América latina hace varios milenios. Más concretamente existen vestigios de su uso en el Perú y Bolivia unos 6000 años AC. Para buena parte de las poblaciones andinas fue una de las bases de su dieta.

Fueron los españoles quienes introdujeron este alimento en Europa hacia 1570. Rapidamente se hizo popular hasta llegar a asociarse fuertemente a las dietas de países como Irlanda, Inglaterra, Francia, etc. Más adelante, durante los procesos de colonización de otras potencias europeas, la patata llegó a todos los rincones del mundo. Siendo hoy en día uno de los alimentos más utilizados para el acompañamiento de múltiples recetas.

Patatas al horno
Patatas al horno. Unsplash Nathan Dumlao

¿Cómo cocinar patatas?

Existen múltiples maneras de preparar las patatas, que normalmente sirven de guarnición para acompañar un pollo asado, otros tipos de carnes, pescados y verduras. Según cómo las preparemos y con qué otros alimentos las cocinemos, tenemos un amplio abanico de sabores, pero también de aportaciones nutricionales a nuestra dieta.

Patatas asadas al horno.

Es la receta de nuestro artículo, y una de las maneras más sabrosas de cocinarlas. Su sabor variará según el aceite que usemos para cocinarlas. En España solemos escoger el aceite de oliva, que como sabemos no sólo aporta un sabor delicioso, sino que es el más sano. El aceite de girasol es otra alternativa con un sabor más neutro.

A nivel energético, la grasa añade algunas calorías a las patatas, en promedio obtendremos entre 100 y 110 Kcal por 100 gramos de patata.

Patatas al vapor.

Continuamos por la manera más ligera y sana de prepararlas. Evidentemente las patatas al vapor también son menos gustosas. Por un lado, reducimos el consumo de calorías, tan sólo 70 Kcal. por 100 gramos de producto. Por otro conservamos mejor sus nutrientes.

Patatas cocidas o hervidas.

Es otra de las maneras ligeras de consumirlas, en este caso se calculan unas 80 Kcal por 100 gramos de producto. Dependiendo de cómo nos gusten más, podemos optar por no pelarlas y simplemente lavarlas bien en agua. Puede ser una buena alternativa para cocinar patatas de pequeño tamaño. En este caso disfrutaremos de una textura particular y conservaremos buena parte de los minerales y vitaminas de la piel.

Patatas salteadas.

Son un poco más grasas que las patatas al horno, en este caso la fritura final aporta un extra de calorías. En promedio nos situamos entre 130 y 140 kcal por cada 100 gramos de patatas. Son una alternativa sabrosa como guarnición.

Patatas fritas.

Cuando freímos las patatas, las dejamos cubiertas de aceite durante al menos 7 u 8 minutos. Las patatas absorben una parte importante del aceite y eso explica que esta sea una de las maneras más calóricas de consumirlas. Normalmente aportan entre 270 y 300 kcal por 100 gramos de patata.

Patatas fritas industriales.

Aunque estén sabrosas y el envase contribuya a hacerlas atractivas, son la manera menos sana de consumirlas.

En este caso te recomendamos que te fijes bien en las calorías, podrás encontrar más de 400 Kcal por 100 gramos de producto. Esto se debe a que al ser tan finas, se produce la máxima absorción de aceite.

Además, hay que vigilar la cantidad de sal, atención a aquellas que sobrepasan 1 gramo por cada 100 gramos de producto. También es posible que haya una innecesaria presencia de azúcar. Y atención a la indicación del tipo de aceite usado, desconfíe si simplemente indica aceite vegetal, probablemente sea de palma, menos sano. Y también procure que la cantidad de grasas saturadas no sean excesivas.

¡En definitiva, las patatas, mejor cocinadas que industriales!

5/5 - (1 voto)

Luis del Real

Hola, soy Luis del Real, y he creado Saludteca junto a un grupo de expertos del mundo de la Salud y la Alimentación. Durante 30 años he trabajado en la industria agroalimentaria y soy un experto en tendencias de consumidor

Deja una respuesta